Inicio Opiniónes Lento pero seguro

Lento pero seguro

3
Compartir
(Last Updated On: 27 junio, 2016)

Lento pero seguro

 

Por: César Rodríguez

Desde octubre del pasado año, Puerto Plata ha experimentado el renacer de una actividad económica que en la mente de muchos de sus nativos, solo era parte de las nostálgicas conversaciones de lo que en otrora fuimos como enclave turístico.

 

Previo y posterior a la llegada de los primeros navíos turísticos; puertoplateños (nativos y adoptivos), se embarcaron  en una interesante y activa dinámica de crear estructuras empresariales, comerciales y de carácter social, que les permitiera robustecer proyectos, con la finalidad de sentarse a la mesa y servirse del pastel.

 

El dinamismo se hizo visible y tangible, cuando todos fuimos testigos de las inversiones en construcciones, remodelaciones y remozamientos de una considerable cantidad de estructuras dentro y en la periferia de lo hoy conoce como el “Centro Histórico”.

 

Tiendas de regalos (Gift Shop’s), bares, restaurantes, galerías de arte y otras facilidades de productos y servicios han abierto sus puertas, esperando que de los miles de turistas de crucero que llegan hasta el destino, muchos consideren como opción de compra sus productos y servicios.

 

Siendo el turismo de cruceros una industria con diferentes y nuevos esquemas de calidad, lejos de los conocidos por los puertoplateños hace más de 20 años, se ha hecho algo cuesta arriba que algunos sectores puedan adecuarse a dichos estándares y a las nuevas dinámicas comerciales dentro del sector.

 

Al no entender la nueva naturaleza del negocio, es posible que muchos antiguos y/o nuevos emprendedores, tenga una errónea percepción de estar siendo bloqueados o desplazados de la oportunidad de prosperar en el nuevo mercado de los cruceros.

 

Sin embargo, la realidad es que diversas entidades gubernamentales y locales, que agrupan sectores relacionados al comercio y al turismo, han emprendido acciones en pos de conocer y dar a conocer, cuales son los procedimientos adecuados y herramientas necesarias para hacer que las empresas locales y su recurso humano se adecuen a las exigencias del turismo de cruceros del siglo XXI y sean partícipes de este nuevo despertar.

 

No podemos negar, que aún quedan algunos vestigios y vicios del pasado, prácticas y actores constituidos como elementos nocivos, que resultaron en el desplome del turismo de cruceros en el pasado y que en la actualidad pretenden hacerse espacios.

 

Para que viejas escenas no se refrenden hoy, es menester adecuarse a las nuevas tendencias, reencontrar lo mejor del destino, sabiendo que es un proceso flemático, que requiere el mismo celo y el cuidado de los tesoros más preciados.

 

Lo importante, es saber y creer, que el destino Puerto Plata tiene todas las herramientas y capacidades podrá desarrollar las políticas económicas y sociales necesarias para la sostenibilidad del turismo de cruceros.
Insistimos en que este es proceso de crecimiento y sostenibilidad es lento, pero seguro, si depende exclusivamente de la capacidad de visión, disciplina y unidad de todos los sectores económicos y sociales de la provincia, dejando detrás el sectarismo y aceptando el reto de verse como un todo.